Derechos de autor: ¿Existe castigo para el “plagio”?


En entregas anteriores, en Editorial Matatena nos dimos a la tarea de llevarles hasta ustedes información referente a los derechos de autor, como cuál es su duración, cómo y dónde se realiza dicho procedimiento; en esta ocasión hemos decidido realizar una investigación entorno al plagio de obras literarias (es importante mencionar que la reproducción indebida es la forma correcta de llamar a este delito).

En la Ley Federal del Derecho de Autor, la palabra “plagio” no existe, aunque es una acción que algunos realizan. En México la norma sanciona la reproducción indebida de obras si el ilícito se logra demostrar en un proceso. Además, quien denuncia el plagio vive un doble suplicio: ser relegado del mundo literario y ser tratado como si fuera el infractor.

El plagio es una práctica que, por desgracia, está enquistada en el mundo literario y, a veces, hasta cobijado por ciertas editoriales. Cuando se ha denunciado, los casos no han llegado en México a sentencias, pero en otros países ha prosperado el castigo.

En México, Alfonso Reyes fue señalado por plagiar a George Kent y de retomar versos de Paul Valéry. Pero también el Nobel Octavio Paz fue acusado de haber plagiado las obras de Rubén Salazar Mallén y de Samuel Ramos para escribir El laberinto de la soledad, asimismo reprodujo partes importantes de las investigaciones del erudito sorjuanista Ermilo Abreu Gómez para escribir Las trampas de la fe. Gabriel García Márquez fue acusado de plagiar el libro La casa de las doncellas dormidas, de Yasunari Kawabata, para escribir sus Memorias de mis putas tristes.

Si consideras que alguien está haciendo mal uso de tu obra literaria, no dudes en acudir al Instituto Nacional del Derecho de Autor, en donde te podrán brindar asesoría legal, ya que la ley también contempla ciertas actividades que no violan los derechos de autor.

Fuente: InDautor

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *