¿Cuáles son las ventajas de los libros electrónicos?


Hay lectores reticentes al uso de ebooks que dudan de las ventajas de los libros electrónicos sobre los de papel. ¿Realmente las tienen?

Si nos centramos en que lo que de verdad importa es el hecho de que nos sirvamos de libros para ampliar conocimientos o, sencillamente, disfrutar de la literatura, parece indiscutible que todo aquello que nos facilite la dinámica de la lectura y no la convierta en un engorro nos conviene.

  • Adquirir un libro digital por internet nos evita el tiempo de desplazamiento a las librerías o bibliotecas públicas. No obstante, a no ser que busquemos una obra muy concreta y nos hagamos con ella en un ratillo, depende enteramente de nosotros que el tiempo que dediquemos a buscar nuestras próximas lecturas sea inferior al que dedicaríamos en un establecimiento.

 

  • Las obras clásicas sin derechos de autor son gratuitas, por lo que nos ahorramos el coste de la edición en papel.

 

  • Almacenar muchísimos ebooks en un lector o en la cuenta virtual de cualquier servicio nos salva de la acumulación de libros por toda la casa; si eres un lector voraz, estoy seguro de que sabes a lo que me refiero. Además, nos libramos de llenar y transportar cajas y cajas de volúmenes en las mudanzas, y ahorramos espacio y peso en nuestras mochilas, bolsos y maletines durante los desplazamientos diarios y en la maleta de los viajes ocasionales o para estancias prolongadas fuera de nuestra residencia habitual.

 

  • No son necesarios los separadores ni inevitable deteriorar los libros subrayando fragmentos que nos interesen. Los ebooks señalan dónde nos hemos quedado en la lectura, permiten subrayar pasajes y eliminar el subrayado más tarde y, por supuesto, es posible copiar un texto y pegarlo en otro documento e incluso compartirlo directamente en redes sociales.

No hay duda de que las virtudes pragmáticas del ebook, que son indiscutibles, chocan frontalmente con los detalles que a un romántico del papel le aumentan la satisfacción de la lectura.

Actualmente la mayoría de los lectores de ebooks también leen libros en papel, les da igual el formato y lo que consideran más determinante en su elección, en realidad, es su precio. Así, las ventas de ebooks no perjudican a las de libros impresos, y permaneciendo la oferta, cada uno, ya sea un lector pragmático, un amante del papel o un devorador de libros flexible, podrá seguir eligiendo lo que más le convenga.

Fuente: HiperTextual

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *