La problemática de la lectura cuando es llevada a la cinematografía


Año con año, miles de libros que logran acaparar la atención desde sus ríos de tinta, tienen la oportunidad de ser llevados a la pantalla grande por medio de adaptaciones cinematográficas, las cuales buscar animar y darle forma a una idea que solo reina en la imaginación del lector; después de todo, cuántos ha sufrido una gran decepción al ver que cierto actor encarna a un personaje que poco tiene que ver con su contraparte literaria.

Si bien lo comentado es uno de los problemas que tienen las productoras a lo hora de adaptar un texto literario, existen otros problemas que se atraviesan en dichos procesos creativos, dado que no olvidemos que el cine en su mayoría busca un objetivo, lo económico. Es por que eso que ciertas decisiones afectan el desarrollo de dichos proyectos.

Por ejemplo, un libro de nicho que cuenta con su propia base de seguidores, es llevado a la pantalla grande gracias a que una productora de renombre decide interesarse por la idea y considera que las ideas principales son lo suficientemente seductoras para ser redituables a sus carteras. El proceso generalmente va bien hasta esa fase, el problema es cuando se empiezan a agregar y sustraer elementos que daban la esencia a la obra escrita.

El resultado muchas veces es catastrófico, la idea original se pierde y termina siendo una adaptación que lo único que comparte en común son los nombres de los personajes y el título del libro. En ocasiones, la adaptación tiene una columna vertebral sobre la cual se sostiene la película y se limita a hacer modificaciones para lograr una fluidez en la pantalla. Por ultimo, son contados los casos donde la adaptación es fiel a su propia esencia.

Llevar una adaptación fidedigna de lo literario a lo cinematográfico requiere de un esfuerzo titánico. Si se pone una mayor consideración en los aspectos que hacen que un filme brille, eventualmente el propio trabajo dará sus dividendos, en cambio, si el proyecto se propone alcanzar el mayor número de personas para generar la mayor cantidad de dinero, la idea se pierde y como dice el dicho, el que mucho abarca poco aprieta.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *