Las ventajas de optar por una lectura frecuente


La lectura es un hábito que tristemente se ha ido perdiendo poco a poco, y si trasladamos este hecho a la realidad de la cultura mexicana nos encontramos con índices alarmantes que muestran que el mexicano promedio prácticamente no lee. Según los últimos índices proporcionados por el INEGI, el índice de lectura ronda por 3.8 libros por año, números altamente bajos. Hay países latinoamericanos con mejores números como Chile, el cual ronda por 4 libros al año.

Los beneficios de la lectura

Existen distintos beneficios que provee la lectura. Un libro es la puerta a una nueva dimensión, a un mundo lejano. Es la fantasía que por años estuvo esperando tu vida. Además de alimentar la imaginación, los beneficios a nivel personal son notables; entre ellos podemos encontrar la mejora en los niveles de compresión, una agilidad mental más aguda. También existen beneficios a nuestra personalidad, leer nos hace mas empáticos con nuestro entorno.

Cuando nosotros nos concentramos en la lectura, logramos que nuestro hemisferio izquierdo trabaje, se ponga en marcha y así active áreas a las que normalmente no trabajamos lo suficiente. Estudios del Collège de France demuestran que “la capacidad lectora modifica el cerebro” a grandes niveles, ya que si consideramos que nuestra retención de información no pasa de los 10 segundos, al estar prácticamente la concentración en un punto en concreto logramos un aumento en la producción de la materia gris,

Esto se traduce en beneficios que podremos contemplar a largo y corto plazo; nuestra memoria mejora, la habilidad oradora se potencia, permite desarrollar un vocabulario rico y extenso con el que deleitar a las personas que nos rodean. De igual, forma, se previenen enfermedades como el Alzheimer.

Al leer recreamos lo literario en nuestra mente de forma, que las zonas cerebrales encargadas de llevar la parte de la observación de la realidad, se activan, por lo cual, para nuestro cerebro, cuando leemos una novela es prácticamente como vivir en propia piel dicha experiencia.

Fuente: El universal

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *