Cómo editar tu propio escrito


La edición de un escrito puede ser complicada si eres el autor.

Por eso nosotros te decimos cómo editar tu propio escrito.

En el post Cómo hacer un primer borrador exitoso, comentamos lo difícil que es escribir e ir editando al mismo tiempo. Es una práctica que no se recomienda a los escritores, ya que se debe dedicar el tiempo necesario a la escritura y fluir en la historia y después poner todos los sentidos en la edición.

Hay escritores que llevan su escrito a algún servicio de corrección de estilo, pero otros, más intrépidos, prefieren hacerlo ellos mismos.

Si tú eres uno de ellos, te tenemos 4 consejos:

  1. Imprime tu trabajo. Editar en papel es más sencillo que hacerlo en pantalla. Estar mucho tiempo frente a una computadora puede enviciar la vista, a tal grado de no notar errores. De igual manera, la lectura es más rápida en físico que en digital. Si tu trabajo es para alguna plataforma digital, lo que puedes hacer es pasarlo a otro tipo de documento. Por ejemplo, si estás realizando un escrito para blog en WordPress, puedes pasar tu escrito a un documento de Word u otro programa, esto te ayudará a identificar más errores. Recuerda que nuestra vista se acostumbra y deja de notar algunos detalles.
  2. Comienza a leer por el final. Este consejo es muy efectivo pues es una manera eficaz de encontrar errores. Cuando se lee comenzando por el final, el texto en conjunto pierde de alguna manera su significado, permitiendo que leas una palabra a la vez, y su individualidad te permite detectar errores para corregir.
  3. Lee tu trabajo por lo menos 3 veces. Cuando termines de escribir tu trabajo léelo, al menos 3 veces. Utiliza una lectura para llenar espacios que creas están inconclusos, dale forma a cada oración. Vuelve a leer, y corrige la gramática en general. Recuerda que cada vez que leas tu propio escrito debes hacerlo como un crítico para así poder detectar la mayor cantidad de errores.
  4. Tómate un tiempo y vuelve al trabajo. Ya que hiciste una primera edición, puedes darte un par de días para des afanarte del trabajo, regresarás con la mente más limpia. Es una ventaja de los editores, ven los trabajos con nuevos ojos, ya que es la primera vez que leen el trabajo, eso les facilita la revisión y edición.

Coméntanos qué te parece la edición propia de un escrito.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *