8 consejos para crear un personaje infantil


Muchas novelas cuentan con personajes infantiles dentro de su trama; éstos suelen dar el toque cómico y tierno a la historia, sin embargo, la creación de un personaje infantil fuerte puede ser un verdadero dolor de cabeza pues al darle voz, ésta tiene que sentirse real.

Tenemos que meternos en la piel del personaje a fin de que los diálogos fluyan con naturalidad y como si en verdad los estuviera diciendo un niño de 8 años y no una persona de 30 queriendo sonar como de 10.

A continuación te damos una serie de consejos para crear un personaje infantil fuerte y creíble.

LO QUE NO DEBES HACER:

1.- Evita que tu personaje infantil sea muy cursi.

Si tu personaje niño va a ser lindo, debe serlo a través de la fuerza de su personalidad, no porque el propósito entero de su existencia es ser adorable.

2.- No hagas a tu personaje sabiondo

No conviertas a tus personajes niños en pequeñas fuentes de sabiduría. Es cierto que los niños tienen la ventaja de ver algunas situaciones de manera más objetiva que los adultos. Pero cuando parecen saber todo, los resultados a menudo parecen más cliché y dejan de impresionar a los lectores.

3.- Que tus personajes no sean poco inteligentes

No se debe confundir la falta de experiencia de un niño con falta de inteligencia. No hagas que tu personaje se mantenga con ojos de “no sé nada” o que esté parado con un dedo en la boca y una expresión en blanco en su cara. Está bien si ellos no saben lo que está sucediendo, pero no te olvides de que sus cerebros trabajan detrás de las escenas, tratando de averiguar todo lo posible.

4.- No dejes que tus personajes infantiles hablen como bebés

Si ya son niños, entonces no tienen porqué balbucear, tampoco tienes que anunciar su ceceo.

personajes infantiles

LO QUE SÍ DEBES HACER

1.- Describe a tus personajes únicos e individuales

Crea un personaje cuya existencia tenga una razón y no sea solo un “accesorio”.  A menudo los adultos suelen agrupar a todos los niños en una sola categoría: lindo, pequeño, ruidoso y en ocasiones molesto. Mira más allá del estereotipo.

¿Recuerdas cómo eras a la edad que tiene tu personaje? ¿Recuerdas qué tan inteligente, decidido, curioso e individualista eras? Un truco que puede funcionarte para volver a la mentalidad del niño es mirar fotos y videos de cuando eras pequeño. 

2.- Dale a tu personaje infantil sus propias metas

El único ingrediente que puede transformar a un personaje estático en uno dinámico, es una meta. Puede ser fácil olvidar que los niños tienen metas, porque al pensar en objetivos, nuestros cerebros adultos tienden a pensar en cosas como ganar 1 millón de dólares, encontrar el amor verdadero o salvar el planeta.

Sin embargo, los niños tienen aún más metas que los adultos. Los niños quieren algo diferente cada minuto. Su existencia gira en torno a lo que quieren y averiguar cómo conseguirlo.

3.- Logra que tu personaje sea inteligente

No se trata de escribir un montón de pequeños Einsteins, pero tampoco escribas un personaje infantil “tonto a propósito.”

4.- No te olvides de que son niños

La mayoría de los tropiezos al momento de crear un personaje infantil tienen que ver con darles características simplonas e infantiles. Sin embargo, también hay quien cae en el error de crear personajes adultos atrapados en cuerpos de niños.

Lo hermoso de la infancia es que ofrece muchas oportunidades para crear subtextos e ironía dentro de la ficción. Utilízalos sabiamente y con tanto entendimiento como lo harías con cualquiera de tus personajes adultos. El resultado puede ser uno de los personajes más poderosos que nunca escribirás.

via GIPHY

Fuente: Helping Writers become Authores 

 

 

 

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *