¿Cómo saber cuándo escribir el final de tu historia?


Escribir el final de tu historia puede ser muy difícil, sobre todo cuando aún tienes muchas cosas que contar. Sin embargo, es necesario saber cuándo parar ya que el desenlace es lo que marcará la diferencia entre un título bueno y uno malo.

final de tu historia

A algunos escritores les gusta avanzar en su historia conforme se les viene a la imaginación, mientras que otros, como John Irving, prefieren comenzar por el final, de esta manera ya saben el desenlace de sus personajes y pueden avanzar con el desarrollo.

Ya sea que elijas cualquiera de las dos opciones, te dejamos 5 interrogantes que te ayudarán a decidir si el final de tu historia está por llegar:

 1.- ¿Dónde termina el conflicto?
Este es el factor más importante en la búsqueda de tu final. El conflicto se ubica en el corazón de la trama y en el momento en el que éste deja de serpentear dentro de una trama coherentequiere decir que la historia ya terminó.
Es importante recordar que el conflicto es más que un simple altercado. Argumentos que existen solamente en una escena individual no son suficientes para crear la trama. El conflicto al que nos referimos es aquel que alimenta toda la historia. Cuando éste termina, también debe finalizar la historia.
 2.- ¿Cuál es la interrogante dramática?
Para identificar el mayor conflicto dentro de la historia primero debes saber cuál es la interrogante dramática. Ésta se refiere a la fuerza que impulsa tu historia; es lo que hará que el lector se mantenga leyendo hasta el final en busca de la respuesta. Cuando se responde dicha pregunta, los lectores ya no se sienten atados a la trama y la historia finaliza.
Piensa en la cuestión dramática como la columna vertebral de tu historia. Separa todas las subtramas y lo que quede debe ser la interrogante dramática.
Una manera de simplificar esta pregunta sería simplemente: ¿qué va a pasar? Una vez que se responde esa cuestión, efectivamente se acaba el conflicto.
3.- ¿Cuál es el objetivo de tu personaje principal?
¿Aún no estás seguro de cuál es la interrogante dramática de la historia? Echa un vistazo al objetivo del protagonista. Este es el motor que impulsa el conflicto y la trama de tu historia.
¿Qué quiere el personaje? Este objetivo será la meta final de tu historia y econflicto levantará obstáculos entre el personaje y la meta. Todo esto armará la trama.
4.- ¿Cuál es tu clímax?
Ese punto que mencionamos antes, aquel en el que tu personaje alcanza su objetivo y el conflicto termina, es tu clímax. Este momento será el que definirá toda la trama y estará seguido de la Resolución, donde todos cabos sueltos deberán atarse.
Si no estás seguro de que tu historia está lista para llegar a su fin, busca el momento culminante. Éste vendrá después del clímax de la historia (el último octavo del libro) y se tratará de la confrontación frontal final entre el protagonista y cualquier fuerza antagónica.
5.- ¿Has cumplido con la estructura de tu historia?
Una de las grandes ventajas de contar con una estructura es que esta te servirá como mapa del recorrido de tu historia. Si estás consciente de esta estructura, entonces siempre sabrás en qué parte de la historia te encuentras, independientemente de su longitud.
Ahí lo tienes, pon en práctica estas recomendaciones y sabrás cuándo es el momento preciso de ponerle punto final a tu historia.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *